MBA TRADUCCIONES

Sello traductor jurado

Traducción jurídica y traducción jurada: diferencias

¿Sabes cuál es la diferencia entre los servicios de traducción jurídica y los servicios de traducción jurada?

En nuestro día a Traducción jurídica y traducción juradadía, son muchas las personas que nos piden un presupuesto y no tienen clara la diferencia entre la traducción jurídica y la traducción jurada.

Si bien, en un primer momento, estos conceptos pueden resultar similares, lo cierto es que no necesariamente van siempre de la mano. Aquí os damos la clave para convertiros en unos auténticos expertos en la materia.

 

¿Qué es la traducción jurídica?

La traducción jurídica se define por ser la traducción especializada en la temática legal, que suele contener muchos términos propios del Derecho y que a menudo hace referencia a leyes, sentencias, etc. Existe un amplio espectro de textos que podrían englobarse dentro de este tipo de traducción, algunas de las solicitudes más frecuentes que recibimos por parte de empresas y particulares son:

  • Traducción de contratos de compraventa
  • Traducción de contratos de alquiler
  • Traducción de documentos relativos a la Ley de Sociedades de 2006 del Reino Unido (The Companies Act 2006)
  • Traducción de términos y condiciones
  • Traducción de la política de privacidad
  • Traducción de documentos relativos al reciente Reglamento General de Protección de Traducción de Datos
  • Traducción de poderes
  • Traducción de expedientes de adopción
  • Traducción de escrituras de constitución de sociedades
  • Traducción de estatutos sociales
  • Traducción de contratos laborales

En este sentido, podríamos decir que la traducción jurídica pertenece a una de las posible subdivisiones dentro de la traducción especializada. Otras subdivisiones dentro de la traducción especializada son la traducción técnica, la traducción de marketing, la traducción literaria, la traducción financiera, etc.

¿Y qué es la traducción jurada entonces?

Por su lado, la traducción jurada se define, en contraposición a la traducción simple, por haber sido realizada por un traductor-intérprete jurado nombrado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (MAEUEC). Es decir, son traducciones que, necesariamente, constan de la firma y el sello del traductor jurado, así como de una certificación final que viene regulada por el MAEUEC conforme a la Orden AEC/2125/2014, de 6 de noviembre, por la que se dictan normas sobre los exámenes para la obtención del título de Traductor-Intérprete Jurado. Los traductores jurados, antes de poder ejercer como tal, han debido ser nombrados por este organismo, haber registrado su firma y sello ante la Oficina de Interpretación de Lenguas acudiendo a la Delegación del Gobierno de cada provincia, y haber recibido un número personal de traductor jurado.

¿Por qué podría necesitar una traducción jurada?

Son habitualmente los organismos públicos los que exigen que los documentos, sean de la temática que sea (jurídica, científica, médica, financiera, etc.) hayan sido traducidos por un traductor jurado, ya que estas traducciones, realizadas por profesionales con una cualificación muy específica, son traducciones oficiales.

Por tanto, las traducciones juradas se diferencian de la traducciones jurídicas más por su forma (firma, sello, certificación, maneras de identificar ciertos elemento como escudos, anotaciones manuscritas, etc.) y carácter oficial que por su temática. Bien es cierto, que, a menudo, muchas traducciones jurídicas suelen ser, además, traducciones juradas. ¿Por qué? Generalmente, porque deberán presentarse ante organismos públicos: juzgados, registros de todo tipo, hospitales, etc.

Para entendernos mejor, algunos de los documentos de los que nos suelen solicitar traducciones juradas son:

  • Traducción jurada de contratos de compraventa
  • Traducción jurada de contratos de alquiler
  • Traducción jurada de The Companies Act 2006 (Ley de Sociedades de 2006 del Reino Unido)
  • Traducción jurada de poderes
  • Traducción jurada de expedientes de adopción
  • Traducción jurada de cuentas anuales y memorias
  • Traducción jurada de títulos universitarios (QTS, NMBI, GDC…)
  • Traducción jurada de expedientes
  • Traducción jurada de patentes
  • Traducción jurada de cartillas de vacunación
  • Traducción jurada de certificados de nacimiento
  • Traducción jurada de certificados de defunción
  • Traducción jurada de fichas técnicas de medicamentos

Como puede verse, algunos de estos documentos para los que nos solicitan traducciones juradas coincidían con los documentos propios de la traducción jurídica, mientras que otros pertenecen a otro tipo de traducción especializada: vacunas (traducción científica), fichas técnicas de medicamentos (traducción técnica-científica), patentes (traducción técnica), cuentas anuales y memorias (traducción financiera)… Es decir, la diferencia recae en la “forma” y el carácter oficial de la traducción, no en la temática.

Esperamos que esta explicación te haya sido útil. En MBA Traducciones estamos muy especializados tanto en la traducción jurídica como en la traducción jurada. Tanto en nuestros servicios de traducción jurada como en nuestros servicios de traducción jurídica y del resto de especializaciones, únicamente contamos con traductores nativos especializados en cada una de las diferentes temáticas.

Si después de esta explicación, aún tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros aquí. Si lo que deseas es recibir presupuesto, envíanos el documento a traducir junto con cualquier comentario que puedas tener, los idiomas y si deseas que la traducción sea simple o jurada.

Sello traductor jurado

¡Seguimos traduciendo!

Leave a Reply