Traducción Financiera

La traducción financiera es la que trata aspectos de carácter económico.

El traductor debe poseer una gran especialización en la materia, ya que habitualmente describen cuestiones muy técnicas y de difícil comprensión para el lector inexperto. Esta temática suele ser muy reclamada por empresas, tanto en su versión simple como jurada, para presentar su rendimiento a posibles interesados, asi como para ofrecer determinados productos.

Ejemplos:

  • Cuentas anuales
  • Memorias
  • Productos financieros
  • Seguros y reaseguros
  • Auditorías externas
  • Balances