MBA TRADUCCIONES

Mi experiencia como auxiliar de conversación 2/2

Esta es la segunda parte de mi experiencia como auxiliar de conversación. Si aún no has leído la primera parte, pincha aquí.

La semana pasada hablamos de algunos aspectos de la experiencia de trabajar como auxiliar de conversación en Inglaterra. Aquí tenemos una segunda parte.

Corregir

¿Qué opinas del sistema educativo de enseñanza de idiomas en Inglaterra?

Desde mi (subjetivo) punto de vista, los niños, de media, suelen desempeñarse en la parte oral bastante mejor que lo hacían, de media, los niños españoles en su misma etapa educativa (al menos, según yo lo recuerdo en su época). Esto puede haber cambiado actualmente, ya que me consta que los colegios españoles se han intentado poner las pilas y muchos también cuentan con un auxiliar nativo, aunque en mi época no era así. En este sentido, se notaba que ellos llevaban años con auxiliares, porque tenían menos vergüenza y mayor fluidez en la parte oral.

En la parte gramatical sí que no veía tanta diferencia entre los alumnos británicos buenos en español y los alumnos españoles que destacaban en inglés. Quizás incluso considero que la gramática se enseña más en profundidad en España.

En mi caso, al ser mis alumnos de un año importante, Year 11, y tener los exámenes tan cerca, no pude reforzar algún contenido que consideraba importante (más conectores, ciertas estructuras, etc.), ya que había que cubrir exhaustivamente los contenidos precisos de los que se iban a examinar. En todo caso, es entendible, aunque sea una pena.

 

¿Qué te gustaba más de tu labor como auxiliar?

Me encantaba poder enseñarles la cultura siempre que había tiempo. Es cierto que, en el año que yo enseñaba, ya están muy centrados en sus exámenes para poder acceder a los estudios que deseen, pero, de vez en cuando, podíamos sacar algunos ratos.

Me divertí mucho:

  • Enseñándoles los dulces de Semana Santa
  • Poniéndoles canciones modernas para rellenar huecos
  • Enseñando anuncios divertidos de televisión con diferentes acentos
  • Haciendo un concurso de verdadero o falso con las costumbres/comidas típicas de España
  • Realizando una jornada de diferentes tipos de música en español: rap, reggaeton, flamenco, música de cantautor, pop, rock…
  • Contándoles cómo celebrábamos Fin de Año y llevando por sorpresa, al día siguiente, 12 uvas para cada niño para, a continuación, poner en Youtube a Ramon García dando las campanadas. Una reproducción para entender y una segunda reproducción para hacerlo a la vez. Para esto es importante que antes habléis con la profesora, para que os den permiso y para asegurar que no hay alergias en el grupo.

 

¿Recomendarías trabajar como auxiliar?

Definitivamente, lo recomendaría. Es una gran experiencia para entender muchas cosas sobre su sistema educativo, para perfeccionar el idioma y para saber si la educación podría interesarte. En mi caso, los profesores y los niños me resultaron encantadores y los he visitado varias veces estando ya de vuelta en España, pero la educación no me agrada tanto personalmente como la traducción. No obstante, fue una experiencia que me hizo crecer en todos los sentidos. Además, no hay mejor forma para aprender un idioma que trabajando diariamente únicamente en la lengua extranjera. Aprendes muchas expresiones coloquiales, su forma de ver el mundo, descubres un nuevo sentido del humor y las formas de alentar/llamarle la atención a un niño (que, por lo que yo vi, no son exactamente las mismas formas que en España porque somos culturalmente diferentes).

¿Alguna ventaja más de trabajar como auxiliar?

Sí, al ser solo unas cuantas horas a la semana, es común pedir que te las condensen en menos de cinco días. En mi caso, iba tres días a la semana. Aunque no tienen obligación de hacerlo, a casi todos los auxiliares que conocí de diferentes colegios les habían dado libre, al menos, el lunes o el viernes. Esto te permite viajar con esos otros auxiliares (los conocerás en las jornadas de bienvenida que prepara el British Council con la Consejería de Educación de España) y conocer otras zonas del país. Yo aproveché muchísimo el año para viajar internamente y al extranjero y, además, para ir iniciándome en el mercado laboral real de la traducción jurada en las horas que me quedaban libres. Mis primeros clientes de traducciones juradas los conocí en Inglaterra y fui soltándome mucho con ellos. Así, al volver y buscar meterme de lleno en este mundo, ya tenía cierta soltura dando presupuestos, realizando traducciones, buscando el mejor sistema para enviarlas, etc.

 

¿Puedes contar algo más sobre las jornadas de iniciación que comentas?

Claro, puedes ver más en este documento (por países). No sé de qué año es, pero se corresponde con la experiencia que yo tuve en el caso de Inglaterra, así que no creo que haya muchas variaciones.

Básicamente, hay tres jornadas: antes, durante y al final de la experiencia. En la primera, la más llamativa al ser todo nuevo, te dan claves sobre cómo comportarte en una nueva cultura con los niños y te dan una serie de consejos de sentido común (nada de añadirlos a Facebook u otras redes sociales, etc.), recursos docentes, etc. También te recomiendan algunos puntos más sorprendentes. Me llamó la atención, por ejemplo, que nos recomendaron no tener contacto físico de ningún tipo con los niños. Luego, en la realiad, los profesores actúan con normalidad y pueden dar, por ejemplo, una palmadita de ánimo en la espalda o en la cabeza (dentro de la normalidad de un colegio español), pero imagino que te dan estos consejos para poder evitar posibles problemas remotos. También dan consejos de civismo básicos y te orientan sobre determinados aspectos de la cultura y sobre el papeleo que deberías hacer al llegar (NIN, banco, GP, etc.). Estas jornadas se organizan por zonas (personas que van a colegios de tu ciudad y ciudades colindantes). También dan tiempo libre para que puedas conocer a otros auxiliares de conversación, coger teléfonos, etc. A mí me parecieron bastante útiles para conocer gente, aunque eran solo de los auxiliares españoles, ya que se organizan por nacionalidad.

En la última jornada te orientan sobre el papeleo que deberías hacer para finalizar la estancia (cierre de cuentas, bajas, impuestos, etc.).

¿Algún consejo más?

Intenta aprovechar el contexto laboral para hacer amigos nativos de todas las edades. Habla en inglés siempre que puedas y lo máximo que puedas. Intenta conocer cada matiz del sistema educativo. Verás muchas diferencias y podrás ser más crítico en el futuro tanto para bien como para mal. Y, sobre todo, disfruta la experiencia y lleva lo mejor de España al extranjero.

 

¿Y a ti? ¿Te queda alguna otra duda? Anímate, cuéntanos tu experiencia o pregúntanos tus dudas en los comentarios del blog. También puedes seguirnos en Facebook.

Y si necesitas presupuesto, pincha aquí.

Leave a Reply